El “GPS de 1990” (véase gráfico) sigue indicando que la Bolsa de EEUU debería seguir en el futuro una trayectoria alcista. No ha tenido el 6% a 8% de retroceso que le auguraba en el gráfico la línea azul, pero si que ha sustituido esa caída por un “remolonear” durante los dos últimos meses, con dos caídas de alrededor del 2% que han frenado la rapidez de la subida. Todo ello antes de que acometa la hazaña de recuperar su máximo histórico de septiembre del año pasado.
Los resultados empresariales del cuarto trimestre en EEUU han facilitado esa recuperación de la Bolsa: tras conocerse ya los de 498 empresas, el incremento de los beneficios en el cuarto trimestre de 2018, comparados con los del cuarto trimestre de 2017, habrá sido de 16,9% según los cálculos de Refinitiv (la antigua división de Financing&Risk de Thomson Reuters).
Sin el sector de la energía, los resultados anuales del cuarto trimestre serían del 14,2%.
Según Refinitiv, el PER proyectado del S&P 500, con los resultados esperados de los cuatro trimestres de 2019, es de 16,8.
En esta primera semana de abril habrá tres empresas de las incluidas en el índice S&P 500 que publicarán sus resultados del primer trimestre de 2019.
La semana que viene tomará algo más de velocidad la publicación de resultados empresariales del primer trimestre. A día de hoy se espera que los resultados sean inferiores en 6.100 millones de dólares a los del primer trimestre de 2018. Es decir, se espera una caída del 1,9% frente a idéntico trimestre del año anterior. Sin el sector energía, la caída debería ser algo menor: -1%. Se espera que salud y sectores industriales sean los que hayan tenido una evolución de resultados más favorable. Por el contrario, energía debería ser el sector con peor comportamiento.
En fin, todo esto es lo que bulle bajo la superficie. Por encima de ella, y estrictamente condicionada por lo anterior, pero sin que a veces quede la conexión perfectamente establecida, el S&P 500 sigue en tendencia alcista y acumula ya un 22% desde su nivel más bajo del 24 de diciembrepasado. Y parece que esa tendencia alcista va a continuar.
Si el GPS de 1990 continuara siendo tan fiable como hasta ahora, le quedaría a la Bolsa de EEUU un 9% de subida hasta toparse con el primer retroceso de algo de consideración: -6%. Y para eso habría que esperar unos tres meses.
Pero esto es solo a título orientativo…